La Calle Mayor de Palencia

Con sus más de 900 metros de longitud comunican el parque del Salón de Isabel II con la Plaza de León, la Calle Mayor es una de las más largas de la ciudad.

Está formada en sus tres cuartas partes de soportales que sirven “para resguardarse del riguroso clima palentino”, están presentes sólo en la parte izquierda si se mira hacia el norte (lado de los números pares) y en el edificio del Casino de Palencia. Antiguamente estaban en ambos lado, pero en el S. XIX se eliminaron los del lado derecho para intentar hacerla más ancha.

 Esta calle empieza a adquirir importancia en el S. XVI, cuando se instalan en ella los artesanos, con sus talleres y comercios en la planta baja y las viviendas en la superior. Esto supone que las edificaciones en general no superan las dos o tres plantas, excepto una serie de inmuebles construidos en el siglo pasado, que no atendieron a consideraciones estéticas y urbanísticas y hoy se lucha por respetar al máximo mediante restauraciones y rehabilitaciones fieles al estilo original.

 Durante el paseo por esta vía nos encontramos con diferentes  inmuebles con varios siglos de antigüedad:

Colegio de Villandrando: construío por Jerónimo Arroyo, bajo la tutela de la vizcondesa de Villandrando para recoger a las niñas huerfanas de labradores de Palencia, para darlas una educación cristiana y así convertirse en mujeres aptas para vivir de su trabajo. Su estilo es modernista floral y con un friso cerámico en su cornisa que representa la donación de la herencia de la vizcondesa a una doncella con dos angeles.

 En el S.XVII con la burguesía se comienzan a hacer casas tipo palacio como la Casa Junco o Palacio de los Marqueses de Retortillo. Es un monumento de arquitectura civil barroca con ladrillo llagado. La familia Junco lo ha cedido por cuatro años a la Universidad.

 La calle Mayor sigue siendo el centro de la actividad comercial de la ciudad y el eje a partir del cual se organizan otras actividades administrativas y culturales. En ella y en sus inmediaciones se encuentran, además, la mayoría de las edificaciones civiles de interés en la ciudad.

 Casa de Flora Germán obra civil del arquitecto Jerónimo Arroyo en el año 1912. Fue la sede del Gobierno Civil y de una Comisaría de Policía. Desde entonces su uso es privado. Tiene torres mirador terminadas en cúpula, era conocida como “La casa del huevo”. Fue el primer edificio de Palencia en el que se instaló un ascensor.

 

Plaza Mayor creada en siglo XVII, está cubierta de soportales en sus tres cuartas partes imitando a la Calle Mayor, éste era el lugar donde antiguamente se celebraban los mercados.

En el centro está un monumento a Alonso Berruguete, esculpido por Victorio Macho, de 4 m de altura y en colores blanco y negro.

 La sede de la oficina de turismo de Diputación es el antiguo taller de piedra artificial Arroyo y Gallego, según reza en el friso del local.

 El Casino edificio del sXVI, que celebrará en 2012 sus 150 años, fue el primer edificio de Palencia en el que se instaló un inodoro.

 

La farmacia enfrente del casino fue el teléfono número 1 de Palencia.

 La calle de “la Cestilla”   llamada así porque antiguamente había una prisión en la misma, y diariamente el panadero dejaba el pan en “una cestilla”.

 Aunque no todos nuestros grandes tesoros arquitectonicos se encuentran en la calle central, sino que en sus alrededores también  encontramos grandes edificios llenos de majestuosa belleza como:

Palacio de la Diputación Provincial: edificio neoclásico y neorrenacentista con influencias barrocas. Fue inaugurado el 19 de octubre del año 1916. El proyecto lo llevó a cabo el arquitecto palentino Jerónimo Arroyo, este edificio, es para muchos, su obra maestra.

Es el edificio que acoge a la institución de la Diputación Provincial de Palencia, que gestiona el Gobierno y la administración autónoma de la provincia (antes los diputados nunca habían tenido edificio propio, se reunían en la iglesia de San Francisco).

Presenta aspectos parecidos al Palacio de Monterrey de Salamanca, está construido en piedra de Hontoria, ladrillo, hierro y cristal.

En la cornisa destaca un hermoso grupo escultórico central que representa a Berruguete, María de Padilla y Alfonso X el Sabio. Bajo las ventanas se encuentran los escudos de los siete partidos judiciales que había en el momento de su construcción, que se realizo de dos veces, porque necesitaron comprar uno a uno todos los edificios de la actual sede. La parte que se encuentra en la calle Burgos fue la última en llevarse a cabo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s