Peculiaridad de la Villa romana de la Tejada

Villa Romana de la Tejada.

Yacimiento arqueológico Quintanilla de la Cueza (Palencia).

 Villa que data de finales del siglo I y principios de II. Alcanza su mayor esplendor en el siglo III  y IV  y su decadencia a partir del siglo V produciéndose su abandono posiblemente con la entrada de los árabes en el año 713.

Se comienza su excavación en 1970  y duró hasta 1978, interviniendo en ella D. Miguel Ángel García Guinea. No se protegerá hasta 1984 por parte de la Diputación que adquiere el yacimiento.

La característica diferencial de ésta con respecto a la cercana villa de la Olmeda es su planta diseminada, por lo que esta villa no se construye alrededor de un patio central realizándose en varias etapas que amplían su estructura originaria.

El área excavada muestra, tan solo, una parte de la extensión total que ocuparía la villa. Lo descubierto se agrupa en tres bloques diferentes:

 – Recinto termal: Se encuentran las habitaciones destinadas a vestuarios, sauna, sala de masajes, piscina de aguas frías y calientes. Bajo muchas habitaciones encontramos el hipocausto, sistema de calefacción precursor de las glorias castellanas que a través de unos hornos distribuye el aire caliente por unos conductos huecos de arcillas refractarias, soportadas por pilares o arcos que calientan las salas.

Un pasillo orientado de este a oeste, porticado, a lo largo del cual se disponen seis habitaciones decoradas con mosaicos y de uso lúdico.

Otras dependencias que se sospecha para almacenes y orientadas de norte a sur.

 Se aprecia unas variaciones en los distintos mosaicos que encontramos tras los 500 años en que la villa fue habitada.

En sus primeros años son más sencillos y posteriormente con más colorido, coincidiendo con la época de mayor esplendor de la villa.Las teselas, son piezas de piedras de colores de pequeño tamaño con las que se realizan los mosaicos, forman motivos geométricos y escenas que decoran las estancias. Entre los motivos geométricos decorativos destacan ajedrezados, los nudos de Salomón, cordones, esvásticas (símbolo solar procedente de India, Persia, Egipto y Grecia que los romanos adoptan y que portaban las legiones romanas como símbolo de poder en sus estandartes). Entre las escenas cabe destacar las mitológicas, como Neptuno, dios del océano que se rodea de cuatro delfines y otros peces, orientado hacia la zona de la piscina y en cuyas esquinas se encuentran representadas las cuatro estaciones. De otro se conservan solamente las cabezas de dos figuras, de una de ellas sobresale una hiedra y al lado un sátiro en un entorno del bosque.

 En otra de las salas está representado posiblemente Júpiter ( Zeus) convertido en águila en el rapto de Gamínedes, y con decoración de conchas y peces marinos.

 La visita a la Tejada sorprende porque no esperas encontrar dentro de estas instalaciones una villa de tales dimensiones. Se echa en falta que no podamos conocer el resto de la villa que se encuentra oculta por tierras de labor y que impedimentos legales y económicos no permiten su desarrollo arqueológico.

Anuncios

Un pensamiento en “Peculiaridad de la Villa romana de la Tejada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s